Hay momentos en la vida en los que podemos necesitar el acompañamiento de un profesional para recorrer un tramo puntual del camino. De eso se trata la terapia individual: de acompañar en el camino del dolor, del sufrimiento, la depresión, la falta de sentido, la fobia, la necesidad de crecimiento o de cualquier otra manifestación de transición y cambio vital.
La terapia individual es una forma de dar perspectiva a las situaciones, de reinterpretar las vivencias y fundamentalmente es un regalo de tiempo con conciencia, una inversión personal de autocuidado.

La terapia individual se aborda desde el enfoque sistémico, apoyándose en terapias integrales como las propuestas por la psicología Transpersonal y, según el caso, valiéndose de técnicas específicas como los protocolos de intervención de la Terapia Breve Estratégica y la arte-terapia.

 
“ Le dio un beso a su dolor, le dolió menos”
Luis Enrique Mejía